Friday, April 27, 2018

El estado profundo ¿Quiénes son? ¿Dónde están? Tercera parte


REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
Image result for the deep state cartoons
La semana pasada después de haber enviado el primer artículo de esta serie, recibí una excelente respuesta de un amigo muy admirado, Rami Schwartz, economista, autor, verdadero empresario, que ha servido como la base para el que ahora viaja hacia ustedes.

Lo que sucede en EU es mucho mas importante de lo que la mayoría de la gente, con un superficial análisis, piensa estar atestiguando y esa visión en mucho es afianzada por la media. Esa media que hasta en las telenovelas en español que se exhiben en EU, no pierden la oportunidad de vilificar a Trump. La realidad es que en este país se está ya fraguando un enfrentamiento que puede desembocar en una guerra civil. Los demócratas durante mucho tiempo han estado arrimando leña a la hoguera vilificando lo que llaman el “privilegio blanco”, enviando un subliminal mensaje a sus “minorías” de lo injusto que el país ha sido con ellos, sin reparar que el 70% de la población es todavía una mayoría anglo que han acumulado su hartazgo al ver que el sueño de Jefferson, Jackson, Adams, poco a poco lo han estado derrumbando. Pero alguien que desde hace tiempo tomó conciencia de este proceso fue Donald Trump, en quien esa mayoría harta de las marchas estilo las “vidas negras importan”, “chicanos por la causa”, de los mensajes de Univisión de “no nos vamos a ir, y estamos cambiando la fisonomía de este país”, encontraron su líder


Pero ¿Qué es estado profundo? Un ex alto oficial de la CIA y experto en el tema, Kevin Shipp, identifica a la CIA como el comando central del gobierno en la oscuridad que controla todas las otras 16 agencias de inteligencia, a pesar de la existencia del director nacional de inteligencia. El estado profundo está integrado por el complejo militar industrial, contratistas de inteligencia, contratistas de defensa, Wall Street a través de cuentas secretas en el extranjero, el Fondo de la Reserva Federal, Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, La Tesorería, cabilderos extranjeros y bancos centrales. A esta lista debemos agregar a ciertos miembros del Congreso—el grupo que identificara el presidente Eisenhower que votan para financiar y proteger las masivas, nunca supervisadas operaciones clandestinas de este estado profundo. La CIA controla defensa e inteligencia, puede manipular al presidente y hacer lo mismo con sus decisiones presidenciales, tiene el poder ilimitado para iniciar guerras, practicar tortura, operar golpes de estado, asesinatos, traficar drogas, cometer asaltos de banderas falsas, provocar revoluciones. Todo operando sin reglas ni restricciones.   


 ¿Estados Unidos van directo a una Guerra Civil?

El estado profundo había estado trabajando su proyecto durante años y Hillary era la encargada de consolidarlo, pero Trump llegó a echarles a perder la fiesta. Y eso no se lo perdonan a él, ni a la población blanca anglosajona que, en una última oportunidad por no perder su país, el país libertario que forjaron sus antepasados y llevó a Trump al poder para detenerlos y recuperar lo perdido. El odio no es totalmente contra Trump, él lo personifica porque enarbola la bandera que empaña la del estado profundo, la bandera que representa todo lo que ellos odian. El odio es contra los blancos cristianos que no encajan en el mundo de los demócratas, ni en el de los socialistas billonarios como Soros y Blumberg, financieros de sus planes, mucho menos en el mundo de los hispanos que prácticamente ya se adueñaron de California. Y cuando los blancos los ven marchando en multitudes enarbolando la bandera mexicana y a la virgen de Guadalupe, piensan en tomar las armas y salir a enfrentarlos. Y cuando Jorge Ramos de Univisión aparece en TV gritándoles en su cara; “No nos vamos a ir, poco a poco, estamos transformando la fisonomía de este país”, vuelven a explotar.

Por eso quieren revocar la segunda enmienda y para ello han contratado la legión de protestadores profesionales, han hecho de las desgracias que significan los tiroteos masivos, herramientas políticas para eso, para desarmar a la población y que cuando instauren un gobierno tirano, como lo temían los padres fundadores, no encuentren resistencia armada.

La ruta crítica es clara. 1) Deshacerse de Trump cueste lo que cueste, 2) Eliminar la segunda enmienda para desarmar a la gente, arrestando a todos los miembros de grupos armados que ya esperan este encuentro, 3) Instaurar un gobierno tirano sin oposición de la gente desarmada, 4) imponer la tiranía en el resto del mundo creando focos de inestabilidad que mantengan a raya a aquellos países que tengan las mismas ideas libertarias de los blancos anglosajones que forjaron esta nación. Por eso el Irán Deal, para mantener a raya a Israel, que hace tiempo se distanció de los demócratas, sobre todo con la actitud de Obama. Por eso la venta de Uranio y secretos militares a Rusia, porque ellos quieren acotar a China que se levanta como una superpotencia de corte liberal (en lo económico) capaz de arrebatar la mitad del mundo a los Estados Unidos. Por eso los golpes de estado en todo el mundo árabe, para controlar el petróleo.

Los demócratas no tienen proyecto de nación sino proyecto de poder y eso es lo que más temen de Trump, que él si tiene un proyecto de país que incluye recuperar la soberanía que los demócratas fueron desmantelando en aras del globalismo y de amasar poder por el poder, amasar riqueza por la riqueza. El proyecto de Trump es para recuperar control sobre sus fronteras, sobre las leyes de inmigración, regresar la capacidad industrial a los Estados Unidos, un ejército poderoso con una fuerza disuasiva, fin a la tendencia de mantener a la población drogada, fin a la guerra al cristianismo, fin a las regulaciones y al gobierno obeso e ineficiente, fin al sistema de bienestar mundial en donde EU es a quien le cuesta mantener la ONU y otras organizaciones internacionales que solo se dedican a insultarlos y bloquearlos, es decir, 180 grados.

Durante la campaña presidencial los demócratas identificaron su enemigo cuando Hillary Clinton describía a este segmento de la población como, los “deplorables”. Racistas, sexistas, homofóbicos, xenofóbicos, Islamofóficos que no se separan de sus armas y de su biblia. Esto fue un ataque a los herederos de Jefferson, Adams y Jackson, de Eisenhower y Reagan. Quieren incluso borrar la historia, destrozan los monumentos de los héroes del sur en su guerra civil, porque el sur era libertario cuando el norte se empezaba a corromper con las ideas socialistas de los inmigrantes europeos que llegaban de otros países ajenos a Inglaterra. En los Estados Unidos de hoy Mark Twain no podría existir y no podría escribir Tom Sawyer porque el sirviente era negro, de ese tamaño es el odio a la cultura libertaria que forjó e hizo grande a este país.

Ellos ya conocen lo que Trump quiere implementar, el muro, la reforma migratoria, una economía libre de regulaciones inútiles, de libertad económica y para ello ha reclutado a Larry Kudlow como jefe de asesores económicos, gran economista y sacerdote de esa economía libre, pasar luego a cambiar la suprema corte con jueces que interpreten las leyes como las pensaron los fundadores y que vuelva a empoderar al pueblo que creía en el destino manifiesto, porque era un gran destino, pero poco a poco se ha ido perdiendo.

1 comment: